¡Lleva a tu huevo a dar una vuelta!

Experimento con un huevo - Science4you

 

Haz girar un huevo y que se mantenga en pie. ¡Sorprende a tus amigos!

 

¿Qué necesito?

  • 1 huevo cocido
  • 1 huevo crudo
  • Mesa de cocina (u otra superficie lisa)

 

Experimento con huevo - Science4you

 

¿Qué hago?

  1. Haz girar dos huevos encima de la mesa.
  2. Páralos y suéltalos a continuación. Mira lo que pasa.
  3. El huevo cocido se queda quieto, mientras que el huevo crudo sigue girando. Esto ocurre porque el líquido que este contiene no deja de moverse cuando lo paraste el huevo.
  4. Aparta el huevo crudo a un lado y pon a girar el huevo cocido otra vez. Haz que gire muy, muy rápido. Cuando alcance la velocidad suficiente, va a levantarse y a girar como una peonza.
  5. Si no consigues que se ponga en pie a la primera, vuelve a intentarlo. Para lograrlo, el huevo tiene que alcanzar más de 10 revoluciones por segundo. Igual se necesitan varios intentos para conseguir que el huevo gire lo suficientemente rápido.

 

¿Qué pasa?

Respuesta corta: La fricción entre el huevo la mesa hacen que el huevo se levante.

 

Este truco sorprende a las personas porque parece que el huevo desafía las leyes de la gravedad. En vez de quedarse tumbado de lado (como muchos prefieren), el huevo se levanta espontáneamente.

Keith Moffatt y Yutaka Shimomura, los matemáticos que, tras seis meses (y muchas ecuaciones de por medio) trabajando en esta cuestión, explican que la fricción afecta a la rotación del huevo, al desestabilizarlo, y hace que cambie de posición. Parte de la energía implicada en la rotación del huevo (llamada energía cinética) se convierte en energía potencial, es decir, la energía almacenada que desprende un cuerpo al caer. Cuando se mantiene en pie, el huevo tiene más energía potencial y menos energía cinética, al menos durante unos segundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *