¿Cómo surgió el día de las mentiras?

El día 1 de abril, más conocido como el día de las mentiras, es el día preferido de las personas que les gusta predicar partidos a sus amigos. ¿Sabes cuál es su origen?

 

El Día de las Mentiras surgió en Francia, en el siglo XVI. Hasta la fecha, los franceses se dirigían por el calendario Juliano, o sea que celebraban el pasaje de año el 1 de abril. Pero en 1564, el rey D. Carlos IX aplicó el calendario Gregoriano, lo que utilizamos en la actualidad, donde el pasaje de año se celebra el 1 de enero, como es de conocimiento de todos.
Este cambio traía algunas protestas, no toda la población estaba de acuerdo y, en aquel momento, los medios de comunicación no eran tan rápidos y eficaces como en los días de hoy lo que hizo que gran parte de la población no supiera de este cambio impuesto por el Rey. Estas últimas, se convirtieron en blancos de partidos provocados por personas que estaban informadas, recibiendo invitaciones para fiestas de Año Nuevo, que se iban a realizar el 1 de abril, para el día llegar al lugar y ser mentira.

 

Día de las Mentiras por el Mundo

Este día se celebra en muchos países. En Francia, Italia y Bélgica, las personas lo celebran tratando de meter pez de papel en alguien sin que ellos perciban y gritando a April Fish en su lengua. En Dinamarca el Día de las Mentiras se celebra el 1 de mayo y se llama Maj-Kat. Aquí en España y países donde se habla español, el Día de las Mentiras se celebra el 28 de diciembre, donde se llama Día de los Santos Inocentes. En Escocia, la tradición se convirtió en un evento de dos días, empezando con “a la caza del gowk (tonto)”, en la que la gente enviaba billetes falsos, el segundo día era el Tailie Day, que envolvía bromas como poner colas falsas personas o colocar billetes en la espalda de los demás, con mensajes como “chutarme”.

Hoy en día, la gente se ha esforzado bastante para crear partidos elaborados en este día. Los periódicos, estaciones de radio y TV y sitios web ya participan en la tradición creando noticias falsas para jugar con el público.

Los juegos del Día de las Mentiras deben ser hechos por diversión y no destinados a perjudicar a nadie. Las mejores bromas son las inteligentes, donde todos se ríen, especialmente la “víctima”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *