¿Por qué lloramos cuando cortamos cebolla?

¿Por qué lloramos cuando cortamos cebolla?

¿Has decidido comenzar a cocinar y no sabes por qué no puede evitar llorar al cortar cebolla? No, no es por tristeza, pero si quieres saber cuál es la explicación, ¡continúa leyendo!

Reacciones químicas

¿Sabías que el nombre científico de la cebolla es Allium Cepa? Esta es una de  las plantas más cultivadas en todo el mundo porque puede ser cocinada de muy variadas formas: cruda, cocida, frita o incluso caramelizada…

Volviendo otra vez a la reacción química por la que lloramos, el factor lacrimógeno que contiene la cebolla es el ácido propanosulfónico, el cual origina irritación en los ojos. Este acido es originado por diversas reacciones químicas que surgen al romper las células de la cebolla cuando la cortamos, y liberamos las enzimas llamadas alinasas. Este gas sulfónico es volátil e inestable, por lo que se expande con gran facilidad por al aire, lo que provoca que no podamos evitar que alcance nuestros ojos.

¿Y por qué no lloramos cuando la comemos? Esto se debe a que es el contacto de dicho gas con el agua que hay en nuestros ojos lo que provoca la reacción química que nos hace llorar. Dicha reacción crea el denominado ácido sulfúrico, que provoca irritaciones en las terminaciones nerviosas de nuestros ojos. Como respuesta a esta reacción, el cerebro estimula nuestras glándulas lagrimales para retirar el ácido, y por ello comenzamos a llorar.

Sólo son lágrimas de cocodrilo

El cuerpo humano es inteligente, y por ello consigue perfeccionar las respuestas ante diferentes comportamientos. Por ello existen dos tipos de lágrimas: las lágrimas basales, y las lágrimas reflejas. Las primeras son aquellas que se usan para mantener nuestros ojos lubricados, mientras que las lágrimas reflejas son las responsables de las reacciones inesperadas, como la irritación al cortar la cebolla.

¿Quieres descubrir un pequeño truco?

Para mejorar nuestra relación con la cebolla, podemos utilizar algunos trucos que nos hemos sacado de la manga, ¿quieres conocerlos? ¡Presta atención!

  1. Coloca la cebolla y el cuchillo que vas a usar en el congelador alrededor de media hora antes de cortarla.
  2. Enciende el extractor.
  3. Mójate las manos, pero no las seques.
  4. Finalmente, utiliza un cuchillo lo más afilado posible. De esta manera disminuirás la cantidad de enzimas liberadas al cortarla.

¡Pon esta técnica en práctica y descubrirás que apenas llorarás!

Curiosidades sobre las cebollas:

  • La cebolla también estimula el crecimiento del cabello.
  • El té de piel de cebolla es aconsejado cuando estamos roncos.

 

Existen muy diferentes formas de utilizar la cebolla en la cocina, pero hay una que destaca por ser la que más nos hace llorar: picarla. Siempre cogemos el cuchillo convencidos de que no lloraremos, de que seremos fuertes, pero no somos conscientes de que eso no depende de nosotros, sino de las alinasas.

Science4you

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *