¿Por qué nos ponemos rojos cuando tenemos vergüenza?

Vergüenza

Hablar en público, recibir un cumplido, cometer un error, caerse delante de mucha gente, ver a alguien que nos gusta… Todas ellas son situaciones en las que, de una manera u otra, sentimos vergüenza y por las que todos nosotros hemos pasado en alguna ocasión.

 

¡Hoy explicaremos porque en esos momentos nos ponemos tan rojos que parece que vamos a explotar!

 

La vergüenza es una mezcla de sangre y adrenalina

Enrojecerse es una acción involuntaria que ocurre cuando el cerebro percibe que estamos fuera de nuestra zona de confor. Cuando sentimos vergüenza, nuestro ritmo cardíaco comienza a acelerarse y nuestros vasos sanguíneos se dilatan. Es la adrenalina liberada la que provoca esta dilatación de los vasos sanguíneos, entre ellos los de la cara, por lo que nos enrojecemos.

Esta dilatación es causada por el incremento de hormonas, ya que los vasos sanguíneos necesitan dilatarse para mejorar el flujo de sangre y el transporte de oxígeno.

 

Nuestro cuerpo es el que manda

Tal y como ya hemos explicado, enrojecer es una acción involuntaria, pero ¿sabes quién es el culpable de esta acción, científico? Se hace llamar sistema nervioso simpático. Éste es parte del sistema nervioso autónomo, el cual es el responsable del control de las acciones involuntarias de nuestro cuerpo. Por ello, por mucho que nos esforcemos, es imposible evitar algunas acciones de nuestro cuerpo. ¡El cuerpo es el que manda!

 

Curiosidades del sistema nervioso

Ahora que ya sabes por qué nos ponemos rojos, vamos a contarte algunas curiosidades sobre nuestro sistema nervioso:

 

  • ¿Sabías que podemos enrojecer desde unos pocos minutos hasta horas? Todo depende de cuánto le cueste a nuestro cuerpo recuperar el equilibrio hormonal.
  • El cerebro está dividido en dos hemisferios, derecho e izquierdo: el hemisferio derecho controla las acciones del lado izquierdo del cuerpo, mientras que el hemisferio izquierdo, las del lado derecho.
  • Con el paso de los años vamos perdiendo neuronas.
  • Algunos tipos de te, cafeína y chocolate estimulan al sistema nervioso.
  • Alrededor del 20% de oxígeno que inhalamos es consumido por nuestro cerebro.

 

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que nuestro cerebro es un órgano muy complejo y es el responsable de la gran mayoría de nuestras acciones. Ahora que ya sabes la razón por la que enrojecemos, ¡ya sabrás que está pasando en tu cuerpo la próxima vez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *