¡El amor se puede explicar científicamente!

Todos definiríamos el amor como un sentimiento, pero la verdad es que detrás de éste hay ciertas razones que se pueden explicar de manera científica.

Muchas de estas razones tienen que ver con el desprendimiento de sustancias químicas en nuestro cuerpo como la feniletamina, la dopamina o la serotonina.

La dopamina suele asociarse con el sistema del placer del cerebro, suministrando los sentimientos de placer y refuerzo para motivar a una persona de manera proactiva, a fin de que realice ciertas actividades. La dopamina se libera desde neuronas situadas en el área tegmental del cerebro

También está la serotonina, una sustancia química de nuestro cuerpo, responsable de mantener en equilibrio nuestro estado de ánimo, por lo que el déficit de serotonina conduciría a la depresión.

 Por lo tanto, el amor es una necesidad fisiológica, un instinto animal y también el resultado de una reacción química cerebral que deriva en conocidos síntomas como el aceleramiento del corazón, los nervios o las mariposas en el estómago.

 

Así que hoy 14 de febrero, día de los enamorados, ¡quizás puedas experimentar flujos químicos dentro de tu cerebro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *